sábado, 16 de junio de 2018

Laguna de Monte (marzo 2018)

Este año no he viajado como me habitualmente venía haciéndolo en los últimos tiempos, la situación económica se ha ido deteriorando mucho desde 2017 sumado a mis trabajos se me va complicando recorrer el país, así que ante esto he decidido que mientras quedo en mi ciudad estudiar más a fondo las aves del lugar, donde se van aquerenciando, cuáles son las que llegan y se van de acuerdo a los cambios de condiciones climáticas y niveles del agua, cuáles migran por el cambio de temporada.
Estas imágenes son del 3 e marzo, recorrí el puente de la laguna de Monte en el sector conocido como la Boca, ingresando en  pastizales y bordes de juncales. Las condiciones eran cálidas para la época, con pocas lluvias y niveles muy bajos lodosos, ya la vegetación flotante estaba muriendo debido a la falta de agua, mucho barro con materia en descomposición y sobre él aguas con una profundidad que no superaba el medio mero en la zona que visitaba. Así y todo muchas aves prosperaban, especialmente las zancudas pequeñas migratorias, es una buena época cuando hay poca agua porque las aves se van arrimando porque en el campo no tienen tanta disponibilidad de hábitat, sumado también a que hay menor cantidad de pescadores y gente que se mete a la laguna, por lo tanto menos perturbación para las aves y los observadores.
Partí temprano de mi casa, esperé que el sol se elevara un poco porque ese sector recibe sombras y se dificulta para tomar fotos. Entre las primeras aves me sorprendió ver una gallineta overa, especie poco frecuente de ver en todo su rango de distribución, le pude hacer varias fotos, ya se venía acercando pero un perro que venía siguiendo a unas personas que salen a ejercitarse con la fresca la espantó y ya no la vi más; fue una hermosa sorpresa porque hacía mucho tiempo no veía una y quizás haya sido mi sexto o séptimo avistaje de la especie. Luego en ese sector las habituales gallaretas buscando invertebrados y brotes entre el lodo y lo que quedaba de vegetación, también una hembra joven de pato picazo que hacia lo mismo, me sorprendió su confianza. Pero el que más disfruté de ver fue un ave que no veo a menudo, en verdad hacía años que no la veía cerca, era una becasina, quizás la misma que fotografié el mes anterior y que ya mostré en este blog, esta vez entre el barro y los repollitos de agua, pude hacerle muchas fotos, aunque todavía en sector con sombras. Un infaltable del juncal y que baja a los repollitos es el junquero, que por haberlo fotografiado mucho durante el verano no fue retratado demasiado esta vez.

Gallineta overa (Pardirallus maculatus)

Gallareta escudete rojo (Fulica rufifrons) juvenil

Pato picazo (Netta peposaca) hembra juvenil


Becasina común (Gallinago paraguaiae)

Junquero (Phleocryptes melanops)

 Luego de un rato calcé mis botas y me metí en el barro espeso para intentar tomar fotos de cerca y mejores de la becasina. No se presentó con la luz a mi favor ni con un fondo uniforme, me costó desplazarme entre la maraña de juncos y el barro y siempre se me iba alejando entre el barro, por fortuna no volaba porque confía en su camuflaje, así y todo logré excelente acercamiento. Entre el barro pude divisar una gallareta escudete rojo en el nido, una paloma picazuró que bajó a beber y una picaflor, que me observó con curiosidad unos segundos, son muy rápidos estos, la tenía a escasos metros, pero cuando posó parcialmente quedó en sombras, lo que no me permitió lograr una gran foto. Luego un cuervillo de cañada se paseaba entre las gallaretas buscando gusanos entre la vegetación y el barro
Becasina común (Gallinago paraguaiae)

Gallareta escudete rojo (Fulica rufifrons)

Paloma picazuró (Patagioenas picazuro)

Picaflor verde común (Chlorostilbon lucidus) hembra

Cuervillo de cañada (Plegadis chihi)
 Finalmente salí del barreal y fui para el lado de los pastizales higrófilos, en busca de espartillero enano, que finalmente no vi, aunque encontré un ave que al parecer es más común de lo que se piensa, la veo bastante seguido en mis salidas, a pesar que la guía de aves no la tiene para mi zona, es el espinero pecho manchado, uno que para mi es inmaduro se dejó ver un rato y luego se perdió de vista, es inconfundible su vocalización, con eso ya me doy cuenta si están o no en un lugar, son muy escondidizos. Después vi especies comunes com oel verdón, más gallaretas, teros, chimangos y chingolos.
Espinero pecho manchado (Phacellodomus striaticollis)


Verdón (Embernagra platensis)

Crucé para el otro lado del puente y antes de cruzar para otro pastizal tomé a la distancia una foto de una bandada mixta de gaviotas y macá común que estaban comiendo de un cardumen de peces diminutos. Un tuyuyú o cigüeña cabeza de hueso me sobrepasó volando, otra que es ocasional según la época en la laguna.

Tuyuyú (Mycteria americana)

Ya entre el juncal logré una muy linda foto de varillero ala amarilla, que es común pero difícil que se acerque o que quede despejado, luego más gallaretas y verdones. Unos minutos más tarde oí un sietevestidos, un ave escaso o rara en la laguna, se ve poco, no obstante es común ya a 50 km hacia el río de la Plata, es muy común en la ciudad de Buenos Aires y más aún en el Delta o las provincias del litoral. Para finalizar encontré un doradito y una hembra de gavilán planeador, que si bien no se ve todos los días no es raro verla sobrevolar la zona de la laguna y pastizales cercanos en busca de una presa.
Varillero ala amarilla (Agelasticus thilius) macho

Gallareta escudete rojo (Fulica rufifrons)

Verdón (Embernagra platensis)

Verdón (Embernagra platensis) juvenil

Sietevestidos (Poospiza nigrorufa)

Gavilán planeador (Circus buffoni) hembra

Doradito común (Pseudocolopteryx  flaviventris)

martes, 12 de junio de 2018

Comesebo patagónico (Phrygilus patagonicus)

ORDEN PASSERIFORMES
FAMILIA  THRAUPIDAE
Status de conservación según BirdLife: peocupación menor
Habita los bosques andino-patagónicos desde Neuquén hasta Tierra del Fuego.
Se alimenta principalmente de semillas, frutos pequeños y complementa su diet con insectos. En invierno se acerca a asentmientos humanos en busca de restos de comida, que pueden ser pan, semillas y restos de carne y grasa. Frecuenta parques y plazas.
Presenta dimorfismo sexual, donde la hembra posee  plumaje similar al macho pero con tonos más pálidos y amarillentos.
Mide 15 cm.
Macho



viernes, 8 de junio de 2018

Laguna de Monte (febrero 2018)

Durante el mes de febrero las condiciones climáticas en la cuenca del río Salado bonaerense fueron cálidas y de sequía, con los niveles de agua bajando muchísimo, desapareciendo lagunas e incluso disminuyendo notablemente el cauce de arroyos y ríos como el mismísimo Salado que estaba casi cortado. La laguna de Monte no fue la excepción y si bien mantenía agua por poseer una compuerta las aguas se tornaron cálida, turbias y con mucha materia de vegetación en descomposición en sus partes más bajas, lo que origina un barro espeso y nauseabundo típico de las lagunas de la región.
Salí de mi casa en San Miguel del Monte a un sector cercano al centro de la ciudad con potencial para ver aves ya que posee muchos juncales y herbazales aledaños. Fui los sábados 17 y 24 por la mañana para evitar el calor y tener buena luz, también aprovechando que en verano las aves se muestran más en las primeras horas del día.
El día 17 recorrí la zona del puente, viendo bastantes aves a corta distancia, muchas buscando alimento en la vegetación flotante que estaba muriendo lentamente por la sequía imperante.
Garcita blanca (Egretta thula)

Pato picazo (Netta peposaca) hembra juvenil

Macá grande (Podiceps major)

Coscoroba (Cosoroba coscoroba)

Gaviota capucho café (Chroicocephalus maculipennis)

Macá pico grueso (Podilymbus podiceps) inmaduro

Gaviotín lagunero (Sterna trudeaui)

Macá pico grueso (Podilymbus podiceps) inmaduro

Gallineta común (Pardirallus sanguinolentus)

Jacana (Jacana jacana)

Seguí recorriendo el puente y la semana anterior recorrí un sector que está cubierto con vegetación higrófila que creció a orillas de la laguna por la baja del nivel del agua, allí encontré al espartillero enano, ave escasa en la región, vulnerable, logrando interesantes fotos a corta distancia que se pueden ver entrando a mi blog Aves Bonaerenses. Por ese motivo ingresé a un juncal exactamente del otro lado del puente, con cautela  por causa del barro. al principio iba bien porque el barro estaba muy seco, a medida que me acercaba másen dirección hacia donde estaba el agua el barro iba tomando una consistencia iscosa, impidiendo caminar con facilidad y obviamente ensuciando mi calzado, vale la aclaración que ese barro fofo puede llegar a tener una profundidad de 50 cm o más. Buscando no empantanarme caminé cerca de las matas de juncos y también para camuflarme un poco de las aves que quería fotografiar, las aves zancudas migratorias y en especial la becasina de la que no tenía buenas fotos y no veía hace tiempo. Finalmente llegué al borde de  una planicie antes cubierta por el agua y en ese momento era un lodazal cubierto por vegetación acuática flotante recientemente muerta; me senté entre los tallos de unos juncos y desde unas ventanitas asomaba mi lente y esperaba a que algunas aves pasaran cerca, o al menos no se espantaran.
Playerito pectoral (Calidris melanotos)

Gallineta común (Pardirallus sanguinolentus) inmaduro

Hornero (Furnarius rufus)



Junquero (Phleocryptes melanops)

Jacana (Jacana jacana)

Gallareta escudete rojo (Fulica rufifrons) juvenil

Varillero ala amarilla (Agelasticus thilius) macho

Becasina común (Gallinago paraguaiae)

Cuervillo cara pelada (Phimosus infuscatus)

Sector días antes cubierto por agua

El día 24 amaneció con condiciones similares al sábado anterior, con pleno sol y temperaturas no demasiado altas. Ni bien llegué unas lechucitas veizcacheras estaban donde finaliza el puente, sol ome dejaron tomarle dos o tres fotos antes que se fueran. Luego directamente ingresé al juncal que había visitado al finalizar mi salida el día 17, esta vez me fui preparado y calcé unas botas de goma para ingresar más adentro del juncal donde ya hay barro húmedo. Ni bien ingresé al juncal pude fotografiar carau, pato capuchino y un pequeño furnárido difícil de ver y que no es abundante, el curutié ocráceo, que me costó vbastante a pesar de tenderle cerca, se escondía constantemente entre los juncos mientras observaba mis pasos con algo de curiosidad.
Lechucita vizcachera (Athene cunicularia)

Cortadera (Cortaderia selloana)

Carau (Aramus guarauna)

Pato capuchino (Anas versicolor)

Curutié ocráceo (Cranioleuca sulphurifera)
Después de pasar caminando por el denso juncal, pasé lo más lejos que pude de las aves que estaban comiendo en el barro, caminando con dificultad porque me enterraba casi toda la bota en el barro pegajoso. Por fin pude pisar un poco más firme, me escondí y senté sobre los tallos de unas densas matas de junco para ver que se veía; al principio me decepcioné, pero la paciencia tiene sus frutos y un benteveo bajó al suelo a pocos metros de mi e incluso bebió de un charco sobre el lodo, luego posó un juvenil de zorzal chalchalero, nunca había visto uno en esa etapa de desarrollo y por fin apareció una que había visto semanas antes luego de 4 años, que había sido mi único encuentro con la especie: el aguatero. Un benteveo lo perseguía quien sabe porqué y al principio pasó volando lejos, luego quizás el mismo benteveo la persiguió y el agutero bajó y se posó en el barro, quedando quieto para mimetizarse, creo que me observó al instante, sin saber quizás que era un humano pero con mucha cautela en mi opinión, aunque no demostraba nada, solo estaba casi tieso, luego se relajó un poco, entrecerró su ojos para finalmente irse dentro del juncal con una corta carrera.
Playerito pectoral (Calidris melanotos)

Benteveo (Pitangus sulphuratus)

Zorzal chalchalero (Turdus amaurochalinus)


Aguatero (Nycticryphes semicollaris)

Benteveo (Pitangus sulphuratus)


Benteveo (Pitangus sulphuratus)

Pitotoy chico (Tringa flavipes)

Tero real (Himantopus himantopus) juvenil

Playerito pectoral (Calidris melanotos)
Luego de un rato largo entre los juncos me fui más adentro del juncal, cosa dificultosa por la maraña de tallos que impedían el paso o chocaban contra mi cara de punta en ciertas oportunidades (uno si va descuidado se puede lastimar el ojo) y por el barro espeso, mucho sacrificio fue llegar hasta orillas del agua donde había repollitos de agua y muchas aves, la mayoría se iba volando, pero por suerte para mi unos cuervillos de cañada me toleraron mucho y les hice  montones de fotos de cerca. Luego tenía que volver porque la luz era más intensa y comenzaba a apretar el calor, fue muy agotador retirarme del juncal, hasta que por fin salí al pastizal y a la tierra firme.
Gavilán planeador (Circus buffoni)

Padre e hijo intentando pescar

Cuervillo de cañada (Plegadis chihi)


Pico de plata (Hymenops perspicillatus) hembra

Verdón (Embernagra platensis) inmaduro

Jilguero dorado (Sicalis flaveola) hembra
Saliendo por el pastizal
 Si bien estaba agotado y ya por irme se me antojó volver a meterme al barro por donde había ingresado, me quedaron ganas de explorar y ver si podía mejorar fotos de aguatero, al final eso no sucedió pero si pude fotografiar de muy cerca una becasina, así que quedé muy conforme.
Pitotoy chico (Tringa flavipes)

Becasina común (Gallinago paraguaiae)

Finalmente salí, guardé todo en el auto y me fui por un acceso rumbo a una localidad cercana, un caserío denominado Francisco A. Berra, iba a buscar unas plantas silvestres para mi jardín y para fotografiar, pero al pasar veo a dos individuos, un padre y un hijo con una gomero u honda tirándole a las aves no para cazarlas sino por matarlas como pasatiempo, así que volví y llamé a la patrulla urbana que si bien me atendieron la llamada no aparecía. me empeciné y traté de buscar una hasta que lo logré, los muchachos me conocen y fueron a ver a esta gente, eran visitantes de la localidad, muchas veces gente que no es de la zona vienen y no cuidan o depredan. Desde lejos observé que le sacaron la horquilla que tenían para atrapar peces y quizás la gomera. No hay una protección como tal vez sería la deseable pero he visto que al menos hacen respetar la vida de los animales y cuidan que no se destruya el ambiente. Falta muchísimo por hacer para mejorar en el cuidado, hay que instruir a la población y a los gobernantes de turno, hacer políticas a largo plazo. Dejo como ejemplo un cesto para la basura, que es algo positivo (por ahora que no se pida demasiado con este tema porque estamos atrasados y no hay separación de residuos y todo se arroja a un vertedero a cielo abierto con muy escaso reciclaje), lo negativo es que no hay una recolección de residuos adecuada ni un cuidado del espacio público como corresponde, se pueden ver lamentablemente reiteradas escenas como esta del tacho rebalsado de residuos.
Desidia

Familia de "depredadores"

Patrulla urbana en acción


Naranja: recorrido día 17 de febrero -  Rojo: recorrido día 24 de febrero