viernes, 20 de enero de 2017

Cardenal en Gaiman

Un ave que no esperaba ver durante mi recorrido por la provincia de Chubut a comienzos de diciembre pasado era el cardenal común (Paroaria coronata). Habíamos parado con mi familia en un parque de juegos con un enorme tobogán que hay a orillas del río Chubut. Mientras miraba como mis hijas dudaban en tirarse por ese enorme tobogán tubular divisé entre los árboles ribereños la figura inconfundible del cardenal. No me dejó hacer grandes fotos, además había algunos niños y adultos en ese lugar y el movimiento y bullicio lo espantaba.
Al parecer la especie en el valle inferior del río Chubut está prosperando, se piensa que esta población tendría origen en ejemplares escapados del cautiverio. Los registros no son demasiados, quizás todavía seauna población pequeña.




martes, 17 de enero de 2017

Becasa en Punta Rasa

Una especie típica de ver en las costas marinas bonaerenses es la becasa de mar (Limosa haemastica), aunque en ocasiones se ve en cuerpos de agua dulce del interior.
Esta becasa aprovechaba intensamente las horas de luz para buscar alimento continuamente sumergiendo su cabeza en aguas someras para buscar invertebrados entre la arena y el lodo.
Me pude aproximar cautelosamente ya que me toleró a unos cuantos metros de distancia de los cuales no podía aproximarme más ya que se alejaba. Ya habiendo comprendido eso la seguí caminando por la orilla del agua durante muchos minutos por lo que pude tomar muchas fotos de ella, para esta ocasión elegí algunas de ellas.














sábado, 14 de enero de 2017

Sendero Lahuán solitario

El 3 de diciembre recorrí junto a mi familia parte del enorme y maravilloso Parque Nacional Los Alerces y uno de los senderos más bonitos que puede ser recorrido relativamente con facilidad es el denominado Lahuán solitario, nombrado así por un alerce o lahuán (Fitzroya cupressoides) que crece a orillas del río Arrayanes y al lado del sendero que leva a Puerto Chucao. El recorrido total del sendero es de unos 3 Km y es en forma de circuito retornando al punto de partida.
El recorrido comienza ni bien uno pasa el puente colgante sobre el río, luego continua una senda que atraviesa el bosque en toda su longitud. El relieve es un poco ondulado, sin terreno escarpado o de difícil tránsito, lo que lo hace apto para todas las edades.
Las aves que vi no fueron demasiadas, las típicas del bosque pero algunas valieron la pena ya que las vi de cerca, solo algunas pude retratar, por ejemplo al picolezna patagónico lo vi una vez y estuvo complicado, a la remolinera araucana y al fío-fío silbón solo los pude ver fugazmente, sin embargo pude tener muy próximos al chucao y al rayadito de comportamiento más  inquieto o desconfiado que las anteriores.
Rayadito (Aphrastura spinicauda)



Chucao (Scelorchilus rubecula)

Picolezna patagónico (Pygarrhichas albogularis)

Alevines de salmónido

Ephemeroptera
Si bien las aves fueron pocas el sendero es muy bello y los paisajes que se pueden vislumbrar en los claros del bosque son una verdadera belleza que a cada paso van sorprendiendo al caminante, así también como su flora exclusiva, con enormes árboles como el lahuán, flores varias, cañas, etc.
Sin dudas un lugar muy recomendable para visitar para cualquier amante de la naturaleza.


Vista del río Arrayanes en la unión con el río Menéndez desde el puente


Lago Verde

Río Menéndez

Río Menéndez

Río Menéndez

Arrayán (Luma apiculata) en la orilla del río Menéndez

Naciente del río Menéndez en el lago Menéndez


Lahuán (Fitzroya cupressoides)


Lago Menéndez


Ladera de un cerro con notros en flor


Sendero en el bosque



Aljaba o chilco  (Fuchsia magellanica)


Muelle del Puerto Chucao




En verde recorrido aproximado del sendero